Páginas vistas en total

sábado, 11 de mayo de 2013

EL PH DE NUESTRO SUELO

Ph del suelo alto o bajo mantiene insolubles a los elementos minerales algo a tener en cuenta,esto significa que el elemento ( Hierro, Fósforo, Manganeso, etc.) está en el suelo en cantidad suficiente, pero no está disuelto en agua.
Es decir, haber, hay, pero no está disponible para las raíces porque se encuentra en gran medida insolubilizado como mineral (imagínate una piedrecita por así decirlo) y en este estado, para las raíces es como si no estuviera, puesto que no pueden absorberlo.
En la solubilidad de los nutrientes influye decisivamente el pH. Por ejemplo, en los suelos que tienen un pH alto, es decir alcalinos (calizos), es muy común la carencia de Hierro (Fe), ya que con este pH el Hierro está poco soluble en agua,puede habe un determinado elemento en el suelo, pero existen otros elementos que lo bloquean por un efecto químico,es lo que se llaman antagonismos,no es tan frecuente pero a veces se da.
LOS CASOS MAS IMPORTANTES DE ANTAGONISMOS SON:
Un exceso de Potasio en el suelo reduce la disponibilidad de Magnesio,puede haber mucho Magnesio en el suelo, pero si el Potasio es superabundante, la planta no dispondrá de Magnesio. Suelos con contenido excesivo de Potasio es muy posible que se nos presente problemas de carencias de Magnesio por antagonismos con el Potasio.
También el caso contrario: si el Magnesio es elevado, lo más probable es que exista carencia inducida de Potasio.
El exceso de Calcio puede interferir la asimilación de Magnesio produciendo una carencia de éste.
Un exceso de Sodio (Na) produce deficiencia de Calcio y Magnesio, lo que se traduce en cultivos arbóreos en fuertes defoliaciones.
SINTOMAS Y COMO SOLUCIONAR EL PROBLEMA
1-Vemos una planta con síntomas de que algo le pasa; por ejemplo, las hojas se aprecian amarillentas, crece poco, etc..
2-Puede ser por una carencia de nutrientes o puede ser cualquier otro mal, como el riego excesivo, un ataque de hongos, substrato demasiado salino, que esté pasando sed, etc., etc,por lo tanto, el primer paso será dilucidar si se trata de una carencia o no.

De una manera general, los síntomas de carencias se distinguen de otros daños (por ejemplo, virus, ataques de insectos, hongos, quemaduras por tratamientos mal realizados, etc.) en que suelen manifestarse en forma de una disposición simétrica en las hojas.
3-Analizando la situación, supongamos que sospechamos de una carencia de nutrientes.
¿DE QUE ELEMENTO SE TRATA?
El color amarillo en una hoja puede ser síntoma de carencias de Nitrógeno, Hierro, Manganeso, Zinc... hasta 13,si crees que es Hierro y aportas un fertilizante rico en Hierro para corregirlo pero en realidad la carencia es de Nitrógeno, no habrás solucionado nada de nada,lo normal es considerar todas las clorosis como clorosis férricas, y por eso no todas las aplicaciones son eficientes.
¿LA CARENCIA ES DE UN SOLO ELEMENTO O DE VARIOS?  A veces, puede existir más de una deficiencia a la vez, lo cual complica mucho el diagnóstico, haciéndolo casi imposible de reconocer.
Hay que decir que aunque para cada elemento existen síntomas específicos, reconocer los síntomas carenciales no es nada fácil,se necesita haber visto muchos casos previamente,un ejercicio interesante que te recomiendo es fijarte a menudo en tus plantas, en las de otros jardines, en parques públicos, etc, y cuando veas alteraciones en hojas, intentar descubrir si eso es una carencia mineral o no, y en caso positivo, de qué nutriente,es un ejercicio muy bueno.
4-Lo más fiable para un diagnóstico es llevar una muestra de hojas a un laboratorio especializado que hagan análisis foliares y una muestra de tierra para hacer un análisis de suelo
Esto en jardinería particular no se suele hacer, pero en agronomía moderna es frecuente, en particular para cultivos de invernadero y frutales.
5-El análisis de hoja detecta la desproporción de cierto elemento y el análisis de suelo ofrece datos para sospechar de una carencia o de otra.

Por ejemplo, si en el análisis de suelo, uno de los parámetros analizados, el pH, sale que es muy alto o muy bajo, hay riesgo de carencias.
O si el análisis dice que es un suelo pobre en Fósforo o en Potasio o en Magnesio o existe descompensación entre ellos, pues son datos muy relevantes en este sentido.
6-Hay plantas más propensas que otras a la clorosis,por ejemplo: Camelia, Hibisco, Nandina, Tecomaria, Glicinia, Ciclamen, etc,esto será una buena pista,es decir, si sabemos que la Gardenia es muy suceptible a la clorosis férrica, cuando veamos amarilleo en hojas, cabe pensar en este problema antes que en cualquier otro,los frutales son muy sensibles a casi todos los Micronutrientes.
7-Si son hojas nuevas y brotes, pensamos en Micronutrientes: Hierro, Cobre, Zinc, Manganeso. Todos ellos se manifiestan en manchas amarillentas en hojas jóvenes,el Cobre es el más difícil de diagnosticar.
8-Si son hojas viejas (la parte inferior), pensamos en Macronutrientes: Nitrógeno, Fósforo, Potasio, Magnesio.
9-Observa las plantas de las proximidades si muestran también síntomas o no, ya que comparten el mismo suelo.
10-Averigua el pH del suelo o, al menos, si se trata de un suelo calizo o no.
Conocer el pH del suelo da una pista muy importante. Por ejemplo, en España hay muchas carencias de Micronutrientes (Hierro, Manganeso, Zinc, Cobre, Boro, Molibdeno) porque buena parte de los suelos son alcalinos (calizos).
Tanto el pH alto o bajo puede provocar deficiencias o toxicidades por exceso,en proximas entradas explicare como medir el Ph de tu tierra en casa sin ninguna complicazion.

           PH menor de 5,5    muy ácido
           PH entre 5,6 y 6,5  ácido
           PH entre 6,6 y 7,5  neutro
           PH entre 7,6 y 8,5  alcalino
           PH mayor de 8,5    muy alcalino

No hay comentarios:

Publicar un comentario