Páginas vistas en total

domingo, 27 de octubre de 2013

CURADO DEL TABACO

El curado del tabaco es uno de los procesos mas importantes para conseguir un producto fumable y con sabor.
No intentes encontrar el sabor del tabaco comercial pues la mayoría están tan salseados que ni saben a tabaco,si vives en el Este de España o Andalucia, posiblemente con colgar el tabaco en una habitación sera suficiente.
El curado del tabaco casero es muy sencillo sobre todo si vives en España (y en la costa mediterránea),no hay que hacer nada especial.
De Junio a Agosto empezamos a recolectar hojas, las colgamos en un lugar cerrado donde no de el sol directamente (esto puede hacer que las hojas no amarilleen).
Un termómetro con higrómetro es útil para ir viendo la temperatura y humedad de todo el proceso,este simpre aparato lo podras comprar en cualquier tienda de jardineria o grow shop mas cercano que tengas.
Si tienes las hojas colgadas y registras una humedad del 50%, cuando cuelgues mas hojas veras que la humedad asciende al 70% y es que casi toda la hoja es agua,si tienes las hojas a punto de ser picadas y se pone a llover, sera imposible picar esas hojas a mano ya que habrán absorbido humedad del ambiente.
En resumen el tabaco esta “vivo”piensa que te lo vas a fumar.
No hacen falta hornos ni estufas ni ventiladores, al menos en España,en todo caso pulverizar agua si ves que se seca muy rapido,no estamos hablando de un cultivo industrial solo de un cultivo para autoconsumo.
CURACION Y FERMENTACION DE LAS HOJAS DEL TABACO
Se denomina proceso curación del tabaco a aquel que ocurre dentro del período de tiempo enmarcado entre el ensarte de la hoja y el zafado de la misma, este proceso transcurre normalmente entre 40 y 50 días, aunque puede durar hasta 90 días.
Es necesario señalar que el nombre de este proceso es el de curado y no secado, pues pese a que en las hojas se verifica un proceso importante de pérdida de agua (secado), predomina un proceso netamente biológico, bioquímico, químico y sobre todo fisiológico para el desarrollo de los cuales es imprescindible que las células se mantengan vivas durante un período de tiempo que oscile entre tres y cinco días.
Durante el curado como ya es conocido ocurren grandes cambios, unos internos y por tanto no visibles, y otros que pueden ser apreciados a simple vista como:
Pérdida del color verde de la hoja, debido a los efectos de una enzima conocida como clorofilasa.
Reemplazo de color verde por pigmentos de color amarillo o naranja (xantofila).
Pérdida de un por ciento elevado de agua, la hoja entra con un porciento entre 80 y 85 y sale con un 18 a 20 por ciento.
Reducción casi total de los contenidos iniciales de carbohidratos, en particular almidones.
Transformación de las proteínas en aminoácidos.
Oxidación y autoxidación de polifenoles.
Reducción del grosor de la hoja.
Pérdidas de masa seca.
Aumento relativo de la concentración de sustancias minerales.
Inicio del proceso de reacciones que en fases superiores posibilitarán el surgimiento del aroma y otros componentes químicos.
Aumento de los contenidos en aminoácidos y sustancias nitrogenadas simples.
Disminución de los contenidos de nicotina de la hoja.
El proceso de curado depende de la ocurrencia de un conjunto de factores, siendo algunos de ellos los siguientes:
Composición química de la hoja.
Tipo de tabaco.
Posición de la hoja en el tallo.
Condiciones climáticas que predominan en el momento de la cosecha.
Comportamiento de los indicadores de calidad de la hoja.
Método de curación.
Relación entre el tamaño de la hoja, la cantidad de hojas por cuje y las condiciones climáticas.
Temperaturas promedio máximas o mínimas por encima o por debajo de lo recomendado.
Presencia de viento del sur.
Humedad relativa o muy alta (superior a 90 por ciento) o muy baja (inferior a 60 por ciento)
Velocidad del aire superior a 4 m/segundos.
El proceso de curación se realiza de formas diferentes para los distintos tipos de tabaco y también para los diferentes formas de cosecha,distinguimos así el curado por planta del curado por hoja,según el mecanismo de extracción de agua de las hojas se pueden distinguir las modalidades de curado siguiente:
CURADO AL AIRE, empleado en los tabacos negros y Burley.
El curado al aire se utiliza para los tabacos de los tipos Burley, Maryland y tabacos negros. Refiere además que aunque el curado al aire es un proceso natural, es esencial facilitar la continua eliminación de la humedad para conseguir los mejores resultados, lo que a su vez implica evitar un secado demasiado rápido en los climas secos, así como un secado excesivamente lento en los climas húmedos.
CURADO AL SOL, empleado en el tabaco de tipo Oriental.
Este método como tal es típico de los tabacos oriental y semi oriental que consiste en dejar al sol los cujes de tabaco recolectados en mancuernas durante un período de tiempo entre tres y cinco días hasta que las hojas se marchiten.
CURADO AL FUEGO, utilizado a los de tipo Kentucky.
Curado al fuego el tabaco se cuelga en grandes graneros secándose al fuego de maderas duras entre tres días y diez semanas, dependiendo del proceso y el tabaco,el curado al fuego produce un tabaco bajo en azúcar y alto contenido de nicotina,tabaco de pipa o tabaco de mascar.
Flue-Cured curado controlado empleado en los tabacos de tipo Virginia y en los utilizados a producir envolturas para puros.
El calor se introduce en los graneros por medio de tubos desde una caldera exterior como el de los sistemas de radiadores conectados a una calefacción central.
Este calor controlado permite que las hojas adquieran un color amarillo/anaranjado,estas hojas ahora contienen una gran cantidad de azúcar.
El tabaco Virginia es curado por calor artificial.
Cada forma de curado requiere un tipo de tabaco sobre el que actuar y da un producto adecuado a una clase de consumo o calidad industrial propia del proceso seguido (variedad, cultivo y curado).

No hay comentarios:

Publicar un comentario